Reflexiones I

Hace algunos meses mi hermana chica llegó a pedirme ayuda con su tarea de Religión –yo mejor llamaría a la materia doctrina católica– preguntándome qué significaba la frase “Tolera a la persona, no a su ideología”, ya que tenía que escribir en un párrafo la manera de ejemplificar esta fuerte frase para el imaginario de una adolescente en proceso de formación. Mi respuesta, le dije, estaba dividida en dos: la primera era lo que su profesora quería ver plasmado en el papel; en seguida le expliqué que la frase, en mi visión filosófica y moral, era incorrecta; primero que nada tengo un sentimiento encontrado con la palabra tolerar, ya que no se tiene que tolerar nada si se llega a entender que los seres humanos somos diferentes y por ende pensamos, actuamos y preferimos de manera distinta; segundo, las ideologías también se deben de “tolerar” ya que ninguna tiene la verdad absoluta (algo que para su maestra, de un colegio legionario de Cristo, sería algo subversivo). Le expliqué que lo que su maestra quería decir, por ejemplo, es que tolerara (ya que respetar implica una aceptación mayor) a los homosexuales pero no a la homosexualidad, lo que ella (gracias a la mediatización y apertura ideológica del postmodernismo) entendió a la perfección como algo incorrecto.

Pasaron algunas semanas y en una plática casual con un amigo y algunas cervezas le comenté el hecho anterior mientras practicábamos nuestro típico juego de arrogancia intelectual (pues sabemos que en el mundo de las acciones somos fieles practicantes de algunas de las ideologías de las que tanto nos quejamos) y aceptamos nuestra superioridad ideológica y por un lado nihilista al no rechazar ningún pensamiento sin casarse con otros; y un poco fuera de bromas nos preguntamos qué ideología, no practicada, tal vez pensada, de nuestra era será rechazada con tanta seguridad en el futuro, y pusimos de ejemplo la misoginia de los creadores de ideologías del siglo XX, que aun siendo genios filosóficos fallaron tanto en esta cuestión (y vuelvo a mencionar la arrogancia al hacer una pequeña comparación de nosotros con grandes filósofos). Y claro, se puede pensar en el materialismo, el pragmatismo y el consumismo, pero no, no hablábamos de prácticas un poco tóxicas, sino a nivel filosófico, qué será rotundamente calificado como una ideología incorrecta en el siguiente siglo. Muchos pueden darme la respuesta en un instante, al pensar de manera global, pero justifico esta cuestión con el término postmodernismo; la maestra de mi hermanita se puede calificar como una retrógrada al no querer tolerar ideologías opuestas a las de una doctrina católica; pero esta sobre población de ideas con la que vivimos ha creado una nube de distintos pensamientos. En este siglo, pienso que cada vez son más las personas que son capaces de dejar a un lado las tradiciones para mutar constantemente su mente con distintas ideologías. Entonces regreso a la pregunta, ¿si estamos en constante adaptación ideológica, qué ideología específica será evidentemente rechazada en el futuro?

Todavía más reciente, opté por declararme a favor de una cuestión a la que siempre decía que no tenía una opinión específica al respecto. Me incliné a la versión liberal y desde mi punto de vista más allegada a los derechos humanos, o a mis derechos. Con esto me di cuenta que muchas veces pensamos que el ser humano es más apiadado de lo que en realidad es; tachamos de psicópatas y no cuerdos a las personas que carecen de sentimientos (no emociones), pero qué tan consientes somos de nuestro individualismo; qué tanto sabemos que a fin de cuentas algunas personas tienen los suficientes conocimientos para tomar una decisión viendo por su propio bienestar sabiendo que la decisión no lleva específicamente a un bien común, tal vez no directamente a un mal, pero que simplemente está pensada para ellos mismos. Con esto fue cuando reflexioné sobre mi pregunta, tal vez la apertura y la constante evolución de ideologías (sin tener naturaleza vertical más bien de cambio) será rechazada ya que el no casarse con una forma de pensar te da los conocimientos necesarios o la auto-conciencia que lleva a tomar decisiones individualistas; y para nada estoy penalizando esta manera de pensar, soy fiel a tomar estas decisiones ya que pienso que mientras que se haga conscientemente, la decisión tiene ya una ventaja. Sin embargo ¿será que en el futuro sea necesario el pensamiento colectivo y no sólo las prácticas?

No soy ninguna crítica y mucho menos me pongo la categoría de filósofa, y se que la auto-consciencia y la apertura ideológica no lleva específicamente a tomar decisiones individualistas; sin embargo analizando mi propio comportamiento, en mi caso sí lo ha hecho y por eso me pregunto, si esto será o no algo rechazado en el futuro.

amarillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s